La Web Social como motor de la Alfabetización Digital

La posibilidad que brinda la Web social de acceder a páginas dinámicas e interactivas nos ha empoderado significativamente como usuarios: además de acceder a la información ahora también podemos CREARLA. Blogs, Wikis, Redes Sociales, son algunos ejemplos de esta nueva forma de comunicarse y de consumir información denominada Web 2.0 o Web Social.

Web Social y Alfabetización Informacional

No se requieren grandes conocimientos para crear un blog o perfil personal en una red social, pero sí para seleccionar la información que desde esos espacios vamos a consumir. Evaluar la validez de la información no es tarea fácil, pero hacernos  las siguientes preguntas nos ayudarán a detectar si vamos por buen camino:

  • ¿Sobre el autor: ¿quién es? ¿tiene autoridad? ¿está cualificado para publicar? ¿está sacando algún provecho? ¿está relacionado a alguna institución?
  • Sobre la página Web: ¿cuándo se actualizó y  creó? ¿están actualizados sus enlaces? ¿está tratando de publicitar o vender algo? ¿tiene demasiados anuncios? ¿alguna institución la respalda?
  • Sobre la Información: ¿está actualizada y/o autorizada?  ¿de dónde proviene? ¿se puede verificar en otras fuentes de información? ¿están los datos sesgados? ¿es objetiva y exacta?
  • Cobertura: ¿existe alguna limitación para acceder a la información?

La Alfabetización Informacional apunta precisamente a desarrollar esas destrezas que facultan a cualquier persona a buscar, evaluar, utilizar y crear información para lograr sus objetivos personales, sociales, laborales y de educación (UNESCO, 2012).

Competencias que debiesen crear en los usuarios la capacidad de generar aprendizaje autónomo durante toda su vida. Alcanzar el “aprender a aprender” (Zayas, 2007). ¿Pero de qué forma logramos ese aprendizaje continuo? Utilizando las bondades de la Web social para elaborar nuevas metodologías de enseñanza – aprendizaje e implementar programas de Alfabetización Digital.

Competencias 2.0 en Alfabetización Digital

Hoy las personas aprenden de manera distinta. Ya no consultan fuentes de información impresas y prefieren acceder a buscadores virtuales, informarse en sitios como Wikipedia, Youtube, Google maps e interactuar en redes sociales.

Todo aparentemente fácil y rápido. ¿El problema? Cierta información que encontramos en blogs, foros, presentaciones, videos, etc., carece de validez y valor educativo.

Por lo que todos debieran tener las competencias que resume el siguiente cuadro, basadas en el Proyecto ALFIN-EEES de María Pinto (2013):

00_que_es_02

Estas competencias 2.0 deben permitir aprovechar las múltiples ventajas de la Web social, entre ellas:

  • Interactividad, dinamismo, participación y colaboración
  • Gratuidad de aplicaciones (accesos abiertos)
  • Movilidad y espacios de comunicación multimedia (aprendizaje e-learning, interacción online)
  • Diversidad y sencillez de las herramientas de interacción social.
  • Aprendizaje colectivo y colaborativo: donde el grupo es activo y el aprendizaje más autónomo (redes de aprendizaje). El educador es un orientador del grupo que insta tutorías, fomenta la investigación personal y la creación de sitios.
  • Herramientas Web para buscar y seleccionar información: marcadores sociales, tableros de herramientas, suscripción de contenidos, redes, etc. (Franco, 2013). Búsquedas avanzadas (motores y asistentes de búsqueda), índices de materia, catálogos especializados, etc. (Florio, 2009)

Inteligencia Colectiva, Aprendizaje Colectivo

En el punto 5 del cuadro anterior se habla de “Aprender a trabajar juntos”, es decir desarrollar un Aprendizaje Colectivo.

Este concepto engloba múltiples acepciones: participación, aprendizaje social, cooperativo, colaborativo, etc., pero todas apuntan un mismo fin: crear cocimiento mediante la interacción y colaboración de un grupo de individuos que unen sus destrezas para ayudarse mutuamente, mejorando su conocimiento y el de los demás.

 Debemos aprovechar el carácter colaborativo de las redes sociales y construir redes de aprendizaje. Como manifiesta Littlejohn (2011, cit. En Villar, 2011) “la elaboración del conocimiento es más efectiva si un grupo de personas originan el conocimiento colectivo”.

Se trata de construir redes humanas que potencien el aprendizaje en conjunto pero sobre todo el aprendizaje continuo. Entregarle a una persona la capacidad de aprender para toda la vida es brindarle la independencia y libertad necesaria para desarrollar todas sus capacidades. Y es hacia ese norte donde debe apuntar la estrategia de todo plan de alfabetización digital.

Bibliografía  


Un ejemplo sobre Alfabetización Digital en Chile.